14 de noviembre de 2008

Gasparín...

Buenas noches, queridos lectores:

Se que a todos les ha pasado que alguna vez en sus vidas se han sentido ignorados por alguien o algo, sea usted un estudiante, o un empleado, o un vago… en fin, creo que no discrimina profesión ni estrato. Ese sentimiento de rechazo o de ignorancia percibida, es tan demoledor que desde su mismo comienzo acaba con las energías positivas de todo un día radiante. Pues bien, yo a esto le llamo el síndrome de Gasparín: que básicamente sucede así, acomódelo a su cotidianidad:


- Comienza el día con una madrugada helada, en medio de la lluvia sale el pobre Gasparín a coger transporte para desplazarse a su lugar de trabajo, pasa un minuto, dos, cinco y todos y cada uno de los buses que pasan a pesar de ir llenos, no le paran. Llega otra persona, se estaciona un poco mas adelante del susodicho y ¡ahí si para! Parece que el conductor no vio a gasparín, o mejor, lo ignoró.
- Una vez la apoteósica tarea de coger bus está resuelta, y va el pobre gasparín en medio del tumulto, por el escaso rayo de luz que alcanza a traspasar las cabezas de los pasajeros, o por eso del reloj biológico –que le dice a uno que se tiene que bajar- este timbra y el conductor sigue su camino y no para hasta que llega otro pasajero que espicha el mismo botón, y le frenazo indica que ahí hay que bajarse; claro esta, tres cuadras adelante (o incluso mas).
- Llega al trabajo –ya no de buen humor- y cordial e hipócritamente saluda a sus compañeros, que en medio del corrillo y el chisme no contestan el – “Buenos días”- sino hasta que Gasparín ya ha dado la espalda; sigue a su lugar de trabajo y la señora de los tintos acaba de repartir los últimos, ya no queda ni uno y entonces, la mañana se convertirá en toda una eternidad. Buena esa!
- El día de estrés no acaba, luego viene la hora del almuerzo, y la ansiedad provoca fumarse un cigarrillo, va a la casetica y pide –un blemont por favor…- después de un silencio, lo nota, el vendedor está en cuerpo, no en alma, estaba hablando por celular, y ni siquiera notó su absurda presencia. Gasparín: hoy no es tu día; el mal genio mata cualquier sentimiento de ansiedad nicótica.
- Resignado, Gasparín vuelve a su lugar de trabajo, nota un silencio raro -aunque en realidad parece que ese ha sido todo el día - pero esta vez es mas extraño: se da cuenta que sus compañeros no están. Indignado, pregunta a la señorita de recepción y le informan que todos los de la dependencia están en una reunión, que se aviso por correo o intranet, pero por lo que se ve, no le llegó a Gasparín. Parece que la tecnología se confabuló con el destino.

El final puede usted ponerlo a su acomodo bien sea trágico o rosa; pero si de algo ha de poder estar seguro, es que el día menos pensado; ese que usted necesita que todo le funcione perfecto, ¡Zas! Llega Gasparín y se apodera de su persona, y como por arte de magia se convierte en un ser invisible por momentos –casi siempre vitales- y por derechazo llenos de furia. No se lo deseo a nadie, pero la madre si no le ha pasado!

Que tengan ustedes un feliz y acogedor fin de semana, mis desocupados Gasparines….

11 comentarios:

Tomáz dijo...

jajajaja que caja de post Nightwriiter, créame que muchas veces he sido víctima de ese síndrome, pero ahora que lo hace evidente por lo menos entiendo que no era que la gente se asustara conmigo ¿otra consecuencia del síndrome gasparín?
De hoy en adelante diré que soy un fantasmita amistoso.
Reciba un buuuuuuu!!! desde Don Blog Pérez.

Arturo Cendales dijo...

Buenísimo socia. Definitivamente el síndrome debe estar en los anales de la historia junto al complejo de Edipo, de Electra o el Polo Democrático... por otro lado, mejor que ingeominas con el informe del terremoto, jajaja saludos mi socia querida.

Sandel dijo...

Estupendo Nightwriter. Hay esos días en que deseamos estar de vuelta en nuestras camas lo más pronto posible. No creo en fantasmas pero de que los hay los hay.

noesloquecrees dijo...

Síndrome de Gasparin, que original nombre para esto que a muchos alguna vez en la vida nos ha pasado....!!!

AQUIYOSOLITA dijo...

Porque crees que soy aquiyosolita, será porque en ocaciones he sido aquiyogasparín, Jjajajja.Buenísimo tu post y lo mejor muy verídico.Abrazos.

Yara dijo...

En ocasiones siento que me “gasparean” por ejemplo ya ni:Nightwriter, contesta los comentarios. jejejejeje

Ivan Andrade dijo...

Carajo, esa si es una muy mala racha en la vida! Esos días así son como para coger a alguien o algo a golpes.

Saludos.

Lucas dijo...

Lo mejor para exorcisar esos dias es escribir un buen post como este.


(y sobre todo responder los comentarios que te dejan)

Saludos.

Anónimo dijo...

HAPPY BIRTHDAY GASPARIN........CHENTE

HUGO dijo...

Ni gasparín te salva de un día de estos.

DoctoraCapital dijo...

Jajajajaja que bueno tipificar este mal que nos aqueja a todos, yo creo que gasparin se apodera de mi siempre en los buses. Yo siempre me bajo media bogota despues de haber timbrado -__- malditos!
Un abrazo.