3 de marzo de 2010

¿Nos estamos volviendo viejos?

En estos últimos dos años, se ha vuelto una tendencia que me inviten a matrimonios, fiestas de niños y baby showers de varios amigos, familiares, compañeros o conocidos. Y yo sólo digo —Mierda ¿Tan joven Fulano y ya en esas? No creo—. Sin embargo, voy al almacén correspondiente y compro el regalo: Una vajilla, un vestidito diminuto talla 0, o un Elmo cosquillas; me pongo la pinta adecuada que toca usar para la ocasión, y asisto con una nerviosa sonrisa. Ahora, recuerdo que hace poco alguien puso en su perfil de Facebook la frase: "Cuando tus compañeros de clases comienzan a poner fotos de perfil de niños, es porque te estás volviendo viejo" y yo vuelvo y digo —¿será cierto? —creo que si, pienso. —¡Mierda! me estoy volviendo vieja y no me había dado cuenta—. Pero, ¿por qué, si todavía yo me siento de lo mas joven?

Y no es que sea una libertina de esas que creen a los 25 estar en la flor de los 15. No, de hecho, ya puedo decir que soy profesional; pobre, vaciada y sin empleo pero profesional. Mis paupérrimos ingresos no alcanzarían para pagar un arriendo, agua, luz y teléfono, ni mucho menos para comprar pañales cada semana, pagar Jardín infantil o lo que es peor, una matrícula de colegio privado. Mis trasnochos son, digamos, voluntarios; momentos en que se me pasa el tiempo navegando en la web, leyendo un entretenido libro o intentando escribir unas cuantas líneas, que al final siempre resultan en la papelera de reciclaje. Pero no creo que en esos momentos, me gustara de mucho pasar la noche en vela bajo esas razones si sé que cuando menos lo espere, un niño romperá en llanto pidiendo de comer, que le cambien el pañal o simplemente porque sí. No señor.

Creo también, que el mundo es muy grande. Son a mal contar, 198 países de los cuales no conozco ni siquiera el 10%, y a los cuales tengo la gana de visitar algún día que el bolsillo me lo permita, quiero llenar por los menos las diez hojas de mi pasaporte antes de que se venza. Si tuviera un hijo, o me caso, o algo similar, no podría gastarme ese dinero en viajes, y tendré que destinarlo a estos menesteres. Si he de llegar a da ese gran paso, consideraré casi como prioridad haber viajado lo suficiente, para luego, invertir  en este importante rubro de la economía de "adulto".

Mi estilo de vida, que no encaja ni en lo decadente ni en lo sensato, mi fracasada profesión, (que todavía me da vueltas en la cabeza la idea de que hice una muy mala elección: ni me gusta la carrera ni me da dinero) mis paupérrimos ingresos que no me alcanzan ni para mantenerme a mí misma, y la sensación de que todavía estoy lo suficientemente joven, no me dejaría dar ese paso en un futuro cercano. Es la insistencia de que todavía me siento algo joven para aquello.

Ahora me pregunto si será que mis amigos, familiares, compañeros o conocidos pensaron en todas estas cosas. Me parece como si fuera ayer, cuando las niñas del colegio me invitaban –por decencia- a sus fiestas de 15, los bebés los tenían nuestras mamás o sus hermanas, los matrimonios eran de los tíos o los vecinos y para todo esto, aunque uno asistiera por derechazo, nunca se preocupaba por el regalo. No creo que el embarazo de Fulana, que estudió conmigo, haya sido en estos días visto con extrañeza, como muy probablemente pasaría hace 10 años cuando andaba en la adolescencia, y no es porque los tiempos cambien –aunque de hecho, cambian- sino porque ahora, las reglas del juego son distintas. Estamos jugando a que ya somos grandes. Me preocupa saber que no puedo eludirlo y que tendré que sentar cabeza próximamente, pero a la vez me tranquiliza saber que al paso que voy, cuando tenga 50 me sentiré de 30, y eso podría ser muy bueno.

También me causa curiosidad enorme, saber qué pensaría mi mamá de todo esto, cuando tenía mi edad.

¿Será que de verdad, si nos estamos volviendo viejos?

***
Y hablando de que el mundo se va a acabar, yo creo que sí. Dos terremotos en un mismo año, seguiditos, casi que uno al mes, es una extraña manifestación de la madre tierra. También se desprende un bloque de hielo del tamaño de Luxemburgo que anda vagando por ahí, en el océano y como si fuera una bendición para curar esos males, se hundió la reelección. Muy bueno por esto último. No nos podría coger el fin del mundo con el mismo presidente. Estas contrariedades son una leve muestra de que esta vaina ahora sí se acabó!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

en lo particular no tengo nada contra el hecho de envejecer, pero igual cada segundo que pasa viene a ser como una puñalada en el estómago. cada baby shower, matrimonio, etc, solo es un recordatorio de que nos toca elegir entre lo malo y lo peor. un saludo

Alejandra Agudelo Q. dijo...

holee señorita nocturna!! gracias por su coment en mi blog... le cuento que eso de volverse viejo no es, lo que pasa es que se va a acabar el mundo en el 2012 entonces todo el mundo se adelanta a tener hijos, casarse y dedicarse a la vagancia, logico! jajajajaja

no somos viejos, sólo qeu se va a acabar el mundo, jaja

Arturo Cendales dijo...

De acuerdo con Aleja... pero algo que me preocupa más... se va Uribe y se acaba el mundo?... wow... que buen lema para la U.

Saludos socia! Ya sabes, un voto tuyo se sumaría a los millones... de papeles que será reciclados despues de las elecciones!
Santanderista de las leyes, # 19.

Tomáz dijo...

Nigthwriter: yo no creo que nos estemos volviendo viejos, sino que el mundo definitivamente es muy terco, Ernest Poole lo describe como un niño gigante, lleno de armas, demostrando todo su poder sin pensar en nada más.
Yo creo que uno envejece cuando radicaliza las ideas. Eso sí es envejecer. En mi caso por ejemplo, tengo algunos años mentales de más por culpa de los uribistas y los que creen en dioses.
Un saludo Nightwriter, que esté bien.

Ps. Llevo un rato largo publicando comentarios aquí y esta vaina todavía sospecha que soy un spam y me pone a rellenar cuadritos con letras... que indignación. jajajajaj

opinador desocupado dijo...

si tener 25 y actuar como de 15 es ser libertina, entonces yo soy el mismísimo marqués de sade

Yahuan dijo...

No pasa nada si se acaba, es el curso de las cosas, una cosa más en este curso, aunque sea la última.

Respecto a lo de tener niños..., supongo que cuando le veas la parte buena, que dicen que es mucha y alta, lo reconsiderarás.

Un abrazo

Yara dijo...

Holitas, bueno creo que eso de volverse viejo es grave y sobretodo en este país donde es un delito, 25 es la edad del limbo, pues uno no es viejo pero tampoco es un pinpollo, relájate si esta vaina se acaba en 2 años desaparecerás joven, más bien mi querida lectora la invito a una amarga (usted me la prometió hace como un año y nada) y como par cuchos ahogamos nuestras penas, jejeje saludos.

Elvis Elgato dijo...

Jum, sumerce se preocupa mucho, además quien dice que tiene que sentar cabeza, cammelle, coja su plata y tiresela!, sumerce que puede dese el gustico y exprima ese pasaporte, aproveche porque nos morimos una sola vez y por mucho tiempo. Con lo de su mami, solo hay una forma de saberlo y lo de que el mundo se va a acabar hay una confusión, definitiva y mayormente los que nos acabamos somos los humanos, ¿el planeta?, jah!, al planeta nosotros le valemos mierda, con o sin nosotros este planeta sigue girando!. chau y un saludo escritora noctambula y que remedio, a lo hecho, pecho!

Anónimo dijo...

Cordial saludo, aprovecho la ocasión para reconocer su compromiso con la información a favor de gestionar un mundo mejor. Sin más preámbulos les informo de los acontecimientos más importes que hoy por hoy son materia informativa en Colombia; las elecciones presidenciales, una época en donde las maquinarias políticas tradicionales y partidistas enfilan su arsenal de promesas para conseguir llegar al poder y continuar con la agonía de los colombianos. Sin embargo un suceso sin presentes en la historia política y de la democracia de nuestro país ha permitido entrar a la contienda electoral a un Movimiento significativo de ciudadanos que no hace vislumbrar una esperanza para la verdadera transformación de Colombia. El Movimiento bautizado La Voz de la Consciencia inicio su gestión con la participación de 1.200 voluntarios, personas del común que se cansaron de las injusticias a las que han estado sometidos gobierno tras gobierno, colombianos y colombianas que pagan servicios públicos, impuestos, alimentación, la educación de sus hijos, una seguridad social inservible, que no aguantaron más el flajeo de la violencia, la falsedad de los falsos positivos y la desigualdad y que decidieron hacer algo por cambiar esta dura realidad. Eligieron de entre ellos mismos un líder proclamado por el entorno político como no conocido, y en tan sólo 4 meses lograron reunir más de un millón de firmas para inscribir legalmente su candidatura, invirtiendo para esta gestión una cifra minúscula en comparación de las multimillonarias sumas de dinero con las que financian los politiqueros sus campañas. A pesar de que el candidato de la Voz ha tenido que enfrentar la indiferencia y la censura de los medios de comunicación, que le han cerrado sus puertas y lo han sumido en el anonimato y el de nulo apoyo económico por parte del estado, se ha mantenido firme llevando su propuesta de gobierno a través de una interesante campaña en internet y del trabajo cientos de voluntario que invirtiendo recursos y tiempo están difundiendo voz a voz su mensaje de consciencia. Entre sus propuestas de gobierno que más llaman la atención se destaca la descentralización del gobierno, bajo el argumento que la problemática de toda Colombia no la puede solucionar un solo hombre, haciendo una invitación a que cada uno de los colombianos seamos autogestores de un país mejor. También propone acabar con los bancos y hacer cooperativas y economía solidaria empoderando la gente de los barrios y comunidades. Es indispensable informar a las personas sobre este acontecimiento social que puede ser el inicio de un cambio a favor de Colombia. Permitámosle a más colombianos conocer esta propuesta a través de la página www.lavozdelaconsiciencia.com y el canal oficial de la Voz de la conciencia en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=jk501LwQ5aQ&feature=related.

Hosting dijo...

Siento que mientras sepamos vivir esta vida de una manera saludable y apropiada a la vez que feliz la vejez nunca nos llegara de manera interna todo sera fisico peor seguirimos con la vida de la juventud.