14 de junio de 2010

Primer nobio* ¿Primer amor?

Mi niñez fue una época solitaria como también lo fue la adolescencia. Por eso será que cuando crecí, conocí el amor tarde. No guardo aún muy buenos recuerdos de esas primeras relaciones y primeros besos, en los que el corazón late a mil cuando el chico se acerca, y las manos comienzan a sudar a chorros, mientras se alcanza una extraña cúspide emocional y el conjuro de hormonas -propias de la época- comienzan a hacer de las suyas. Después de estar por unos cortos momentos en las nubes, se aterriza con el corazón hecho pedazos, y –en mi caso- con un complejo de patito feo a cuestas.

Por eso será que cuando de primeros amores se trata, prefiero devolverme 20 años y recordar aquella vez en que probé las mieles del amor con un chico que nunca me besó, ni me dijo que fuéramos novios, ni me hizo sentir un monstrete, y lo mejor: jamás me partió el corazón. El primer amor fue para mí, el chico ese del jardín que cargaba el apelativo de nobio sin su aprobación, pero que me hacía sentir especial, y pude saber lo bonito que podría ser compartir pequeños momentos de infancia, sabiendo que uno le gustaba al chico, aunque en realidad no fuera así. Una experiencia que sólo se vive una vez, y que después, poco experimenté gracias a los casi 12 años en que mis padres castraron las posibilidades al matricularme en un colegio de monjas sólo para niñas, y de donde recibí mi diploma de bachiller y una plaquita de condecoración por antigüedad. Ahora que lo pienso si, fue mucho aguante.

Ese chico al que precozmente llamé nobio, se llamaba Diego. Al igual que yo, cursaba Transición. Tenía 5 años, varicela, ojos verdes y la cabeza rapada. Diego tenía un hermano, Óscar, un año mayor y era hijo del Señor Gómez y la señora Lucy, conocidos de la profesora-directora del jardín y que nos hacían la ruta a Angélica, (mi prima) a mí y a otros dos niños, en su Renault 9 color rojo cereza y eran dueños de un restaurante en el Park Way de Bogotá, que todavía sobrevive tal cual como en los inicios de los años 90.

Recuerdo que Diego y Óscar, los hermanitos Gómez estaban "enamorados" de nosotras y el sentimiento era mutuo. Desde el principio (según mis vagos recuerdos) él decía que yo era su nobia e intentaba cogerme con timidez la mano en la ruta, jugábamos juntos en el recreo y me daba de sus onces. No había nadie más en ese salón de unos 25 niños, que se interesara por mi paupérrima existencia como Diego lo hacía, ni siquiera mi querida prima.

A Angélica y a mí, mi mamá nos enseñó a leer desde antes de entrar a estudiar y por eso, éramos las más pilas de la clase, y Diego no capaba condecoración y también era de los más listos. Un extraño conjuro, mera coincidencia o simple simpatía y en menos de nada y sin aún recordar bien, yo ya lo creía mi nobio y decía que me gustaba, pero sólo lo sabía Angélica.

Una niña de kínder quería bajarme a Dieguito, se llamba Helena. Ella era morena, de cabello negro y crespo, que siempre usaba medias de lana de colores pastel. Alguna vez le cogió a él la mano y yo los vi tras las escaleras en un recreo; ahí supe por primera vez lo que era una decepción amorosa. Sin embargo, Diego y Helena, no lograron consumar nada, pues Diego seguía aún cogiéndome la mano en el carro y mirándome en las clases mientras nos ponían a colorear mamarrachos en mesas separadas en el salón, y ella estaba en otro curso, con otra profesora y haciendo otras cosas. Una de dos: o Dieguito la sabía hacer y yo era más muy pendeja o de verdad si me prefería a mí.

No necesité decirle nada a Helena para que supiera que Diego era mío; la tierna y primera disputa tácita por un chico estaba ganada. Descubrí que era yo a quien él quería, y que Helena era una buscona porque al final, ella sólo se acercaba a nosotros, para decirle a Angélica que le gustaban sus tenis L.A. Gear nuevos. El chico astuto no sé cómo espantó a la niñita, al tiempo que junto a un amigo y cómplice suyo llamado Gonzalo, cuidaban de nosotras en los recreos, jugábamos cogidos y policías y ladrones con otros niños y nos daban de sus onces. Mientras Oscar, su hermano, llegaba con sus padres a recogernos en las tardes, y Angélica se emocionaba al verle su cabello rubio partido por la mitad, y su uniforme de colegio grande en la puerta del jardín, quitándose a Gonzalo de encima. Yo no sufría por eso, pues disfrutaba de la compañía de Dieguito desde por la mañana.

Llegó el día de mis cumpleaños y mis suegros de ese entonces me regalaron una carterita color blanco y rosa con un bolsillo en el que había estampada una muñequita del mismo color. La tarjeta decía mi nombre con un “De: Diego, Lucy y el señor Gómez”. Ahí creí que era yo quien ocupaba un lugar importante para Dieguito, pues ni aún en el cumpleaños de Angélica, los señores le dieron regalo. Ese privilegio fue sólo mío. Lo de ellos, era una relación más turbia e infructífera. La mía, tenía más futuro.

El día de la clausura final, había un número organizado por los de mi curso, una canción interpretada por todos. Después de un torrencial aguacero, llegó el momento de hacer la presentación final. Dos micrófonos darían el volumen suficiente para que las docenas de padres apreciaran nuestras infantiles voces sincronizadas en una misma melodía. Entonces, Cristina, la profesora, escogió a los chicos que irían al micrófono en la parte de adelante del escenario. En uno de ellos puso a Gonzalo, a un chico cansonsísimo llamado Cristian y a otro que no recuerdo quién carajos era. En el otro, Angélica estaría en la derecha, yo en el centro y a mi lado ¡Diego! Si, mí Diego, el que -obvio- nunca me besó ni me partió corazón. El chico hijo de los señores de la ruta del Renault 9 rojo, dueños de un restaurante del Park Way que todavía existe, que tenía varicela y unos saltones ojos verdes y al que por alguna extraña razón yo consideraba como mi nobio.

Aterrorizada por la magna noticia, salimos al escenario, y en uniforme de gala cantamos la canción. Él, me mira, de cerca me mira, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos. (como diría Cortázar en Rayuela) De repente, siento cómo su diminuta mano busca la mía y la agarra sin pudor alguno, sin importar que estuviésemos frente a un escenario con nuestros padres y detrás de nosotros los chicos del curso mirándonos. Sin dejar de cantar, continuamos con esa mirada de cíclope, sin soltarnos de las manos, agarrados fuerte porque era quizá el último momento, y con una extraña sensación inocente de maripositas chocolocas en el estómago dando vueltas por todo lado. Aún no habían hormonas alborotadas, ni la palabra amor cabía en nuestras mentes. Algo pasajero y hoy sombrío, constituye ese recuerdo del primer nobio, el ingenuo amor de jardín infantil, un sentimiento cálido e inocente que viví cuando apenas empezaba a hacer uso de la razón.

Desde ese día no volví a ver a Diego, pero así conocí esas extrañas emociones irrepetibles que me arrebató la adolescencia, y que tal vez me dejó claro que mas allá de mis traumas posteriores, esa fue quizás mi primera experiencia sentimental,  de la que si guardo un bonito recuerdo. Un sublime sentimiento que en todos despertaría nostalgia.
*Nobio(a): Primer chico o chica de la infancia con el que tuvimos algún tipo de vínculo emocional que se asemejaba a un noviazgo, pero sin los mismos "derechos" reales. De ahí la mala ortografía. (Palabra también vilmente robada a un amigo mío)

12 comentarios:

kkarlos dijo...

Bueno lo que primero me sorprendió fue la inimaginable cantidad de detalles que dijiste !!!, estamos hablando de cuando tenias 5 años y yo apenas y me acuerdo de donde pasé transición jaja ...

Bueno ... que genial es la niñez no?, en la poca sabiduría que tenemos mas disfrutamos de la vida y si te acordás es porque te dejó algo. Yo no tuve "nobia" y aunque si la hubiese tenido no me acordaría xD

Saludos Nightwriter, me gusto el recuerdo :D

Ps: Que pasó, posteando de día? jaja

blueandtanit dijo...

Mi niñez también estuvo llena de juegos y de muchas cosas que aún recuerdo, aunque, debo confesar que nunca supe lo que era "transición" ni "nobio" de escuela: transición nunca hice, tampoco guardería, de hecho, recuerdo que luego de cursar preescolar (tal vez esa valga como transición?), en primero de primaria, un vecino que estaba en el mismo salón metió mi borrador entre sus genitales, motivo principal por el cual pasé a estudiar en una escuela de niñas y, posteriormente, en un colegio de niñas (ese si fue por elección propia), hoy el niño aquel vive en la misma casa que en ese entonces, y tal vez ni siquiera recuerde lo sucedido y afortunadamente para mí, eso no fue motivo de trauma psicológico ;)

Me gustó mucho el escrito, siemrpe es bueno rebujar entre los recuerdos.

Abrazos y éxitos!

Tomáz dijo...

En mi caso, los recuerdos de la niñez se han esfumado con el paso de los cigarrillos ilegales.

En cuanto al nuevo término, me parece que la "B" no sirve para nada. De hecho, sería mejor con "V", porque, a diferencia de los novios actuales, él "no-vió" lo que el resto sí.

Por eso mi propuesta es usar la misma "V" pero agregar una tilde al final: novió.

Un abrazo, muy buen post.

Elvis Elgato dijo...

Huy, que cosa la memoria, sumerce si tiene una memoria mas que prodigiosa, yo de esos tiempos solo recuerdo que la vida me sabia a orines, aunque estaban las mascotas que ayudaban a paliar algo del tedio, eso de la condecoracion por antiguedad no se si pensar que era un premio o una maldita lapida, sin ofender, pero es desconcertante recibir un premio asi, como de consolacion o algo.
chau escritora noctambula y un abrazo

Anónimo dijo...

no creo que nos debamos tomar tan literalmente todo lo que se dice aquí. puede ser ( y es lo más probable) que sea una idealización de una época, lo cual muestra cierta melancolia ante un tiempo que ya no existe. es quizás un intento por traer al presente sensaciones que la vida actual ya no ofrece, pero transformadas por años de olvidos y recuerdos vagos.

GABRIEL U.S. dijo...

Que buena memoria. Cada detalle que cuentas hace que el lector se transporte a esa época. Ojalá yo tuviera la fortuna de coservar esos recuerdos tan vivos en la mente. Parece que ese primer amor marcó una gran etapa en tu vida. La pregunta es... ¿será que ese Diego Gómez tiene tan presentes aquellos recurdos? Esperemos que sí. Tal vez, sólo recuerde a Helena la morena. Jeje. De niños ya empiezan a dejar ver lo que son.
Un abrazotote!

Anónimo dijo...

Uy! Que memoria!!!!! Sweet! Me trajo bonitos recuerdos... aunque no tantos como a usted.... ouch. Realmente esa epoca del jardin fue muy bonita, cada vez que paso por el restaurante me acuerdo de nuestros queridos amiguitos de ruta!

Me gusto el comentario del no-vió jajaja.... ay, aquellas épocas!

Angelica, si, la prima

Gaby Suskind dijo...

Hermoso relato, que nobio más tierno. Me ha encantado este lugar, genial.

Abrazos y cerezas

Awake MD dijo...

Woow que experiencia, genial, me recordaste a mi "nobio" de primer año de primaria al que igual no he vuelto a ver, pero ese es otro cuento, increible no? el amor de la infancia es un sentimiento puro en su totalidad. . . y desgraciadamente inolvidable =^-^=

catirestrepo dijo...

Me gustaría invitarte a participar en el Festival de blogs de Global Voices en español, que tiene como tema: "La Mujer en la red". Aquí algunos enlaces que te pueden orientar: http://bit.ly/dijJEn y http://bit.ly/csESLf .

Saludos!

Cati

Yara dijo...

Ay, quien fuera el tal Dieguito, creo que el único recuerdo que deje en mis compañeros, fue como 10 descalabradas por jugar soldado libertador… buenos recuerdo, pero no diré más yo soy más de odios que de amores.

Anónimo dijo...

Me gusta tu blogg muchacha eres grande!
46 de colombia :O
muy teza.....