6 de octubre de 2008

Negrita Linda...

Aunque estos días las realidades del país nos tienen consternados, muchos bloggeros ya lo dijeron y creo que no hay nada mas que decir: estamos en un país de locos. Tal como el pan y circo, les traigo unas vacías palabras -como es usual encontrar en este blog- que no tienen nada que ver con lo que estamos viviendo, algo así como una pequeña dosis de opio para que nuestras mentes dejen de lado esos desgarradores problemas que nos aquejan.
Ahora si, el post:


Se que muchos lo negamos, pero así digamos que no, hoy: confieso.

Confieso que soy una discípula mas del consumo, que a pesar de leer ilustrados autores que lo critican, siento que sus palabras son como un regaño de mamá: "entran por una oreja y salen por la otra" confieso, también que para mi desgracia y la de los doctores, soy adicta sin darme cuenta, algo así como compulsiva. Ya, después de tantos años lo admito.

Solo sé que todo se remite a Atlanta, por allá en el año 1886 cuando un genio llamado John Pemberton se le dio por hacer una refrescante bebida con un supuesto toque secreto que aparentemente su nombre revela; creo que nunca se imaginó que se taparía en plata, y que después de tanto tiempo estuviera presente en todo el mundo. y digo todo el mundo porque no me cabe la menor duda, de que aún hasta en el mas inhóspito país, hay por lo menos en una tienda una...

"Hoy en día, es el producto más ampliamente distribuido en el mundo, adquirible en 205 países, muchos más que las naciones que forman la ONU. Junto a la típica expresión americana "Okey", Coca-Cola es la palabra más universalmente reconocida en la tierra, convirtiéndola en un símbolo del estilo de vida occidental.” *

Maldita seas botellita de color -por su contenido- cuasi negrito, maldita seas bebida oscura que ataca directo a la gastritis y manchas los dientes, bendito sea tu sabor y tu versatilidad de quedar bien con cualquier comida o tentempié. Así eres, tal y como unos jeans: nunca pasas de moda y sales con todo.

No sé a quien rayos se le ocurrió decir que eres el acompañante ideal con una hamburguesa o una pizza, tampoco sé como combinas divinamente con los ponqués de cumpleaños, menos me imagino que la gente se enloqueciera coleccionando tus envases y las diez mil cosas con tu logo y que masivamente visiten tu museo. Pero lo que menos entiendo es porqué carajos hasta la cultura mas estrafalaria del planeta te ha adoptado con tanta facilidad.
Así eres tu, Coca-cola, un alienante símbolo mas del consumismo que nos tienes perturbados, he aquí a una consumidora que por todos los medios ha tratado de reemplazarte, buscando bienes sustitutos pero es que -para tu fortuna- ni siquiera la Pepsi te da en los tobillos, y muchos no concebimos la idea de compañar una comida rápida si no estás presente.

Oh cocacolita, que deliciosa eres y así como dice la canción de Andrés Cepeda, este soneto va para ti:

No se mi negrita linda, que es lo que tengo en el corazón
Que ya no como ni duermo, sino pensando solo en tu amor
Hay muchos que me aconsejan, que te abandone que me haces mal
Y yo no sé lo que pasa, que cada día te quiero más...
(si quiere la canción completa, click aquí)

De sus múltiples Usos...

Algunas mujeres subestiman diciendo que les salen estrías en las piernas; yo doy testimonio fiel de que es una vil mentira, llevo muchos años tomando Coca-cola y de ser así parecería una cebra, y creo que eso no pasa; otros dicen que es tan corrosiva que quita el óxido de una tuerca, puede que sea cierto -y creo que lo es, gracias a Mithbusters en Discovery- pero si es por eso tampoco deberíamos tomar limonada porque el limón no solo despega mugre sino que quita manchas y hasta olores (como el del sudor humano) otros aseguran que es tan venenosa que corroe las entrañas porque deshace una moneda en 24 horas: otra ruin y descarada mentira; y hay quienes aseguran que la base de su preparación es la coca, y que por eso los gringos nunca dicen el ingrediente secreto. ¿Será por eso que la Pepsi no es tan adictiva como su directa competidora? De ser Así, deberían legalizar la coca y con eso les exportaríamos la materia prima a todas las fábricas de Coca-cola del mundo, a ver si de una vez por toda salimos de esta pobreza y poco a poco del subdesarrollo. Lo malo sería que depronto algunos mojigatos que la consumen renuncien a su uso por saber que tiene en sus ingredientes una sustancia alucinógena y ahí si deja de ser tan lucrativo el negocio de la carbonatada bebida.

Malditos monstruos de los medios publicitarios y de comunicación, que mal me siento porque soy una enajenada víctima del consumismo que tanto critico, y miren hasta donde me ha llevado, será que las diminutas cantidades de Coca que contiene me están deschavetando que ya le escribo post y hasta le dedico canción...? Que desocupe. Lo cierto es que a pesar de que prometo dejarla cuando blanquee mis dientes, seguiré tomándola no por los ositos ni las promociones, sino porque de verdad es la única buena compañía que sirve cualquier momento, incluso cuando no se puede beber alcohol.

Ahí si, y como dice su popular Slogan, alienante como todo lo suyo:

Siempre Coca-cola!!!


Perdonará usted, la superficialidad de este post.

* si quiere la historia completa, la encuentra aquí

10 comentarios:

Tomás dijo...

Creo que se pueden contar en los dedos de una mano las personas que directa o indirectamente no apoyan el consumo. Es inevitable hacerlo, y si en una tarde de sed nos ofrecen un vaso de Coca-Cola (o de coca-sola), con gusto aceptaremos.
Un muy buen post, no sé si la culpa es suya o de coca-cola, pero ya me dieron ganas de una 'Negrita linda'.
Saludos cocainómanos desde Don Blog Pérez.

DoctoraCapital dijo...

jajaja que terrible esa adicción, pero bueno al menos es un vicio "barato" y fácil de conseguir. Vaya uno a saber si todo lo que dicen sobre la cocacola es cierto...
Como sea te felicito por reconocerlo, el primer paso es la aceptación. Jejeje (es broma, ojo, no vaya a salir yo cascada de este blog)

Elvis Elgato dijo...

Huyyyyy siiii, una en lata, bien pero bien fria con un cigarrillito es lo mejor para mi, porque no se si has notado que la de lata sabe mucho mejor que la de botella, retornable o no, la historia de los tornillos podridos y todo eso la repite todo el mundo pero yo no conozco a nadie que lo haya probado en un laboratorio, que financian a los paras, pues haber donde estan las pruebas¿?, yo no digo que sea mentira pero es que las acusaciones son muy flojas, muestren las pruebas!!!, lo mismo dicen de nestle y otras marcas, pero yo quiero evidencias, aparte de las cualidades que nombraste, en la universidad para las trasnochadas era bendita, coge uno la cocacola y le echa nescafe y queda uno como para no dormir tres dias, tambien para el guayabo es genial, la verdad, el consumismo y las tonterias comunistas me importan un bledo, la bebo porque sabe genial!!!, chau un saludo.

Ivan Andrade dijo...

Hola, soy Ivan y soy adicto a la Coca-Cola. jajajajaja

Fresca que no eres la única. Esa Coca-Cola nos tiene jodidos a muchos.

Saludos.

noesloquecrees dijo...

Yo hace mucho que deje de tomarla, pero como dice Tomáz, dependiendo de la ocasión, no hay más remedio.... aun así, la detesto, no porque algunos digan que es nociva para la salud (ya que mi salud no me importa mucho), y a pesar de que voy casi en contra de todas las entidades multinacionales como nike y demás, creo que el verdadero motivo por el que la deje, es este:
Coca-Cola y las bandas paramilitares en Colombia
Sindicato colombiano, lanza boicot contra Coca-Cola.
Para todos aquellos que querían pruebas en contra de Coca-Cola, aquí se las dejo, no en contra de la bebida, sino contra la empresa.
Un saludo!!!

Yara dijo...

Mmmmmmmmm, la verdad yo también ya me renové en cris… y poco tomo de esa agua negra, pero como ya han dicho a veces me meten la encerrona y pues paila "caigo", pero con pocos cm³, eso sí en mi casa siempre he alegado “pá que vamos a tomar esa vaina” y le hacemos el gasto a los Ardila.

PSIQANN dijo...

jaja hola, buenisimo el tìtulo, pero bueno las adicciones de ese tipo son las mejores "soy adicta desde los 5 años" y no lo pienso dejar, que mejor que una coca-cola bien fria, con pizza, o en cualquier lugar, ay no ya hice publicidad jajajaja, pero en desparches en los q uno escribe cosas asi, es importante tenerla cerca, tambièn odio el consumimo, pero soy total y completamente consumista....... "muy flojo el comentario pero no lo podia dejar pasar"

ApoloDuvalis dijo...

¡Muy bueno lo de 'negrita linda'! Y también me declaro culpable de todos los cargos. Desde mi niñez vengo coleccionando afiches, botellas y todo tipo de cachivaches con la imagen corporativa de Coca-Cola. Y obviamente, si he de tomar una gaseosa, que sea la 'negrita linda'.

Algunas aclaraciones sobre la historia de la negrita: El que se tapó en plata no fue el dr. Pemberton, sino Asa Candler, quien le compró al despistado farmacéutico los derechos de su tónico y se le ocurrió mezclarla con soda y después vender la mezcla ya embotellada (antes se vendía el jarabe a parte y en los bares y "fuentes de soda" es que la mezclaban con soda como se hace hoy con los cocteles).

Sin embargo, la marca no fue obra de Candler sino del contador de Pemberton, cuya preciosa caligrafía estilizada es la que vemos todavía en las botellas, así al otro lado de las mismas salga el muy gringo "Coke".

Lo otro es que aunque uno de los ingredientes sea coca, se trata de hojas de coca descocainizada, lo cual explica por qué la DEA no los tiene en la mira. Es algo así como tomar café, pero sin cafeína, sólo por el sabor y no por sus efectos fisiológicos.

AQUIYOSOLITA dijo...

No es lo mismo ver cine sin palomitas y una coca-cola rebosante de hielo, le quita la gracia a la pelicula. Consumismo o no ella en sí misma es adictiva, confieso que unas vacaciones hice una caminata atravesando el páramo de las papas y lo primero que empaque fue una linda botellita de coca-cola para el camino por que tomar agua ¡ fuafua!, la he tomado toda mi vida y aún no tengo un hueco en el estomago, así que la seguire consumiendo a ver que pasa. Me encanta tus escritos puedo agregarte a mis favoritos ? gracias por acompañar a mi nena en sus inicios blogeristas. Un Abrazo.

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Nunca le agarré el gusto a la Coca-cola ni a otra bebida que se le parezca, pero pienso que es bueno escribir lo que se siente y no dejarlo ahí por el hecho que vayan a pensar que uno es superficial. Bien hecho.

Salú pue, con CocaCola.