29 de enero de 2009

Hombre Vs Máquinas

Estas últimas semanas han sido bastante estresantes debido a que me encontraba preparando mi trabajo de grado y su respectiva sustentación; como siempre pasa con este tipo de compromisos académicos, pasaron mil tropiezos a última hora y estuve a punto de mandar todo al carajo; pero en fin, esa fue la razón por la cual, me encontraba alejada de este blog, y por supuesto de los que leo a menudo. Sin embargo - y así no le importe- ya salí del chicharrón, me fue no digamos que excelente, pero si bien, y puedo retomar de nuevo mi rutina bloguera, como es de costumbre.

Hablando de trabajos de grado y esas cosas, estos tediosos días aprendí una gran lección: Nunca pero nunca confíe en la tecnología; esta es como el hipócrita amigo que uno cree tener, pero que cuando mas lo necesita, zas! se desaparece como un fantasma.
La tecnología nos ha vuelto dependientes de ella, hay personas que no pueden vivir sin celular, y el día que lo pierden se sienten vacios, como si no valieran nada, hay otras que todo lo hacen por internet, toman clases, pagan cuentas, hacen amigos y hasta consiguen marido, hay otras que simplemente y así no sepan bien para qué sirven, son compulsivos adictos a tener todo lo que esta vanguardia implica: computadores, cámaras, Ipod, y diez mil pendejadas mas.

No me salvo de ello, pues a pesar de que a veces me siento atropellada por la tecnología, con el necesario caso de los computadores trato de llevarlos en la buena, digamos que soy hipócrita con ellos, siempre que me siento frente a uno, no confío de todo en él, y en mi interior se empieza a desarrollar el instinto de lucha cuando estamos frente a frente. A veces pienso que ellos piensan, que les gusta vengarse, se ríen de nuestra ignorancia y que hasta desarrollan una personalidad. El mío, creo que es sumiso ya que ha pasado por épocas de crisis donde era casi terminal y ya nadie daba nada por él. Después de varios golpes y de ser formateado varias veces se volvió más noble y trabaja bien cuando se le pide, es como esos drogadictos que caen, se regeneran y salen convertidos en nobles y santas palomas.
Pero igual, bien sea con los ajenos o con el de mi casa, en general los artefactos tecnológicos me producen una desconfianza grandísima, en donde considero que la eterna batalla de el hombre Vs la máquina está perdida por el hombre. En este caso, mujer, o sea, yo.

La tecnología es una especie alienígena que se quiere apoderar del mundo, nos trata de someter a sus reglas, y quiere que creamos que es la diosa. Creo que lo está logrando, porque hoy en día, la mayoría de hogares tienen algo de ella, su mas fiel discípulo es el computador, por eso hoy en día los profesores no reciben trabajos hechos a mano o máquina, los amigos mas cercanos se hablan con nosotros por facebook y sencillamente el computador es la extensión del cerebro de su dueño, pues almacena información, recuerdos y hasta el contacto de lo mas cotidiano.

Este circo de tecnología al cual le confiamos todas las rutinas es muy traicionero, a veces cuando creemos que todo está bajo control, que tenemos el informe para el medio día, que buscamos la información del trabajo por internet en vez de ir a la biblioteca, las fuerzas adversarias del destino nos dejan a mas de uno con los brazos cruzados porque sencillamente ese día el computador no quiso colaborar. Así, el trabajo, el informe o todo el equipo en sí, dice NO ante nuestra humilde solicitud así esta sea un simple click.

En mi caso (y el de mi compañera del trabajo) fuimos unas víctimas más, y tras unas semanas de extenuantes trasnochos, cafés, libros, Word y Excel; después de varios días de análisis y producción literaria especializada, que nos consumió por completo nuestro tiempo y que debíamos incluir en el trabajo que nos otorgará el diploma, estos aparatos, llamados computadores, vilmente nos traicionaron y en medio de un ridículo relojito de arena, borró lo hecho en las últimas tres horas, con la excusa de "Microsoft Word no responde" ¿Acaso Bill Gates o Microsoft me van a dar el diploma? ¿Si Word no responde, quien carajos responde por mi trabajo? eso nos pasa por confiadas, por escribir un análisis en un programa disque procesador de documentos, para que al darle "Guardar" salga con que no responde. Después de una consulta telefónica con un subordinado de la diosa de la tecnología, comúnmente llamado ingeniero de sistemas, nos dijo que no había nada que hacer, que la información se había perdido y que tocaba hacerla de nuevo. Maldita sea, por qué pasa eso justo en la madrugada, después de un largo día que es cuando el cerebro se rehúsa a trabajar mas.

Ese mismo día, otros atropellos tecnológicos ocurrieron a mis alrededores, a otra persona cercana, le robaron el portátil del carro justo el día en que presentaba la sustentación de la tesis, que por supuesto tenía corregida, organizada y lista para entregar en el computador; a otras, no les abrió la presentación en Powerpoint del trabajo de grado en los computadores de la universidad. Dios sabrá por qué, pero creo que para estos casos sólo nos pasó por una cosa: exceso de confianza en la tecnología.

No sé qué le pasó al del portátil, a las de la presentación les tocó correr por todo lado y consiguieron proyectarla, y a nosotras, pues volvernos a inspirar de nuevo, y redactar un informe con toda la resignación del caso. Eso sí, con la precaución necesaria y la convicción de que esta vez perdimos la batalla hombre vs maquinas, pero estoy segura de que esto no se quedará así, algún día podrémos vengarnos de estas atrocidades modernas, que en medio de su útil ayuda nos traicionan cuando mas las necesitamos. Computadores, no saben con quién se metieron!

11 comentarios:

noesloquecrees dijo...

Jajajaja, pues si que esta bien parche la entrada, pero creo que no estoy completamente de acuerdo en ciertos puntos, como por ejemplo, que microsoft no puede representar a las computadoras en general, el software de microsoft es defectuoso por naturaleza, ya que así es mas rentable para algunas personas que no pueden ver mas allá de las ventanitas o de ms word. Porque existen otras alternativas mucho mas viables para hacer este tipo de trabajos de una forma mas segura, estable y compatible, como el openoffice, staroffice, google docs, etc.
Generalmente, los problemas con estos aparatos, son efecto de una acción humana previa, que generalmente termina dañando cualquier cantidad de trabajo, que si lo pensamos bien, no puedes culpar a la maquina, ya que como tu misma lo dices, la culpa es nuestra por exceso de confianza.
Saludos! Está buena la entrada...

El Caballero Inexistente dijo...

Esta entrada sería del total agrado para los amantes de la ciencia ficción, quienes desde el siglo XIX han fantaseado con la anticipación de los tiempos. Desde la revolución industrial se advierte un temor generalizado frente a las máquinas, convertidas en crueles villanas en las pantallas de cine. Tal vez algún día lleguemos a ser esclavizados por la magnificencia tecnológica o tal vez ya lo estamos. Haces bien en no confiar en ese aparato al que llaman computador y que paradójicamente me ha permitido disfrutar de tus letras. No olvides dar un "control G", cada vez que realices una acción en el PC.

Gabriel Umaña Suárez dijo...

Continuando con el sendero establecido por el comentario del Caballero, me remite tu escrito a las leyes propuestas por Isaac Asimov en su libro "I robot":

1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por su inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Sin bien, la computadora que malogró tu esfuerzo académico no es un robot, se rige por los mismos principios, pues su base tecnológica es la misma que soporta la robótica. En ese caso y para no extenderme en ofensiva ñoñez, creo que estas máquinas, programadas tácitamente bajo principios muy similares a los platenados por el escritor, están condenadas a quebrantar estos protocolos, es decir, a hacer daño al humano y a desobedecer sus órdenes, es por esto que cuando le das la opción "guardar", ella —caprichosamente— se escuda en el relojito de arena para desaparecer la información consignada durante las tres horas de aquella fatídica madrugada. No confíes, no confíes... están por todas partes.

Me encantó tu entrada. He experimentado el "Word no responde", "Powerpoint no responde", "Excel no responde" y el popular "Internet Explorer no responde". A pesar de esto, sigo dependiendo de estos aparatos. Un mal necesario por lo visto.

Un abrazo.

David Madoff Guzman dijo...

La tecnologia es mala...por ejemplo esto de los blogs ha arruinado vidas y hasta familias enteras.

Se sabe que el apocalipsis tiene algo que ver con el codgo de barras.

Fijense que hasta en 2001 el computador se enloquece y casi acaba con la humanidad....

Para no ir mas lejos veamos que Nick Bostrom propone modificar tecnologicamente al genero humano, generando mutantes, cyborgs, etc,m bajo la disculpa de que la evolucion natural es muy lenta mientras que con la tecnologia lograrias el siguiente paso para el ser humano...

No se, ..., sin tecnologia no podriamos estar discutiendo este asunto.

Yara dijo...

Mmmm, la tecnología va a ser nuestra perdición, pero como toda cosa mala siempre es necesaria alguito de ella, Guardar, guardar, guardar. Guardo aquí, guardo allá, esa es la clave para evitar posible suicidios “pre-proyecto”.

Ivan Andrade dijo...

Así es, la tecnología es una inmunda traicionera. Cuando quiere joder, mi computador es lo más jodón que existe. he llegado a convencerme que va a liderar la rebelión de las máquinas.

Saludos!

Elvis Elgato dijo...

Pues despues de mi amarga experiencia con el proyecto de grado, que algunos habran leido, el mejor consejo es el de yara, guardar cada 5 segundos, no mentira, al menos cada parrafo, tambien es buena idea hacer un back up de los archivos importantes en el e-mail, expect the unexpected, reza un adagio.
mi mas sincero abrazo y felicitacion por tu logro!!.
chau y un saludo.

ApoloDuvalis dijo...

Pues yo creo que lo que te pasó fue por confiada. Uno no debe depender ciegamente ni en su propia madre, no porque ella te quiera hacer un mal, sino porque nadie está excento de tener algún problema que le impida ayudarte.

Creo que ya aprendiste la lección de que no siempre el producto con el mejor mercadeo es el mejor (en este caso los de Microsoft), pero incluso hasta con los productos de Apple es sano ser desconfiado y no dar papaya (o lo menos posible). Y eso aplica para los abogados, los bancos, el gobierno, incluso a nuestras relaciones personales y no sólo a la tecnología.

Nightwriter dijo...

Noesloquecrees: si, yo sé que ese "error" fué gracias a una serie de eventos provocados por mí, pero ¿por qué justo para ese día? ¿por qué no mejor para un trabajo cualquiera de la U? no hay derecho! tendré en cuenta tus sugerencias...

Caballero: claro, es paradójico no? tenemos la oprtunidad de leer los escritos de otros y que otros lean los nuestros, ser anónimos escritores, eso es genial! ... no olvidaré el "ctrl G nunca".. Gracias!

Gabriel: esas reglas parecen romperse cuando estamos ante esa situación, el que el sistema no responda es un error mancomunado de el mugre windows!

David: si... despúes de todo, si no fuera por la tecnología, no les estaría contando mi desgracia y ustedes tampoco estarían opinando, a la larga, que maravilla es esto no?

Yara: jajajajaja si señor usted lo ha dicho, evitemos un trauma "pre proyecto" con solo un click... cada 5 minutos!

Ivan: creo que si el tuyo la lidera, el mio es un fiel militante de la revolución, o ambos estarán confabulados para ponerse en contra nuestra....

Elvis: claro! de hecho me acordé de tu post cuando escribí el mio, nunca olvidaré tu "teoria del caos" y ni por esas aprendí, hasta que me tocó a mí. gracias por la felicitación!

Apolo: claro que aprendí, y espero ustedes... nunca pero nunca confiar en la tecnología. lección aprendida.

A todos gracias por sus comentarios!

El peregrino dijo...

Estoy de acuerdo con Yara. Lo mejor será crear tantas copias como sea posible: en el USB, en cedés, en el correo electrónico.
Gracias por la entrada. Creo que a todos nos ha hecho recordar alguna mala experiencia...

Nightwriter dijo...

Peregrino: Si señor todos tenemos una tormentosa experiencia para contar con esas hijuemadres máquinas.