19 de marzo de 2009

Testamento...

Buenas Noches queridos lectores. Estas semanas de ausencia han sido un poco abrumadoras y aburridoras. Pues como algunos saben soy estudiante en transición (es decir que sólo estoy esperando el mugre diploma y ya) por lo que mis labores académicas terminaron hace poco, pero otro tipo de menesteres me han mantenido alejada de estos lares. A eso súmele otra vez el exceso de pago del recibo, así que me encuentro ahogada en el aburrimiento diario sin poder navegar en la red, y como antes he dicho, no soy muy amiga de los café internet y la inspiración en estos sitios no fluye. Pa’ dios que no!

En fin, el caso es que todas estas circunstancias juntas me terminaron por enloquecer, y por ende, suelen fluir puras idioteces así que perdonarán ustedes. Sin embargo, en estos días dedicados completamente a la lectura –entre otras- de periódicos, me encontré con un artículo interesante sobre el polémico hecho de morir dignamente en la red. Si, es un tema sensible para algunos e ilógico para otros, pero yo si algunas veces me había preguntado qué pasa cuando alguien muere. ¿Cómo hace para morir también en la red? ¿A dónde van a parar las cuentas de correo, el Facebook y lo mas importante, el blog?

Hace poco una persona conocida tuvo un trágico deceso. Por mera casualidad, yo me encontraba en facebook y me topé con su perfil. Inmediatamente sentí un escalofrío agobiante por todo el cuerpo y no fui capaz de ver nada mas y lo cerré. Por instantes sentí curiosidad pero el temor me venció y desde entonces no he sido capaz de acercarme de nuevo de la sola impresión que me produce. Esta perturbadora situación me ha puesto a pensar seriamente en el futuro de este blog, si, aquí la suscrita pasara al papayo; y gracias a ese artículo de “el tiempo” me di cuenta de que hay una forma de dar de baja estos sitios (si, Google la supo hacer, piensan en todo los hijuemadres!) pero tiene algunos requisitos y papeleos que no creo que nadie sea tan desocupado –como yo- para medírsele a hacer la tediosa “vuelta “. Así que pensando en esas adversidades me tomo el trabajo de antemano, de dejar claro que pasaría en ese caso. Algo así como un pequeño testamento, que sería mas o menos así:


“Para evitar tanto complique, prefiero dejar la contraseña de este blog en un lugar secreto que solo yo sepa. Con esto dejo de manifiesto de que estará revelada en alguna parte, así que cuando me lleve la pelona la misión será que alguien la busque en mis pertenencias. Una vez encontrada, el trabajo del afortunado será el de suprimir esta vaina, pero antes deberá publicar la noticia. Me gustaría que fuera como especie de epitafio u homenaje póstumo, claro está que si quiere heredar este chuzo, con gusto se le otorga (aunque lo dudo). Como última voluntad pediría que le escribiese a los desocupados lectores de este blog, como muestra de agradecimiento por haber gastado parte de su valioso tiempo leyendo tantas estupideces. Finalmente quiero que guarde los posts en algún medio magnético y los esconda en algún ático de un rancho viejo, para que sean perpetuos. Quien quita, quizás como muchos, me vuelva famosa después de muerta! ”


Listo, eso es todo. En estos días en que todo levanta opiniones, el tema de la muerte cibernética es algo a lo que también se le debe echar cabeza. Si ya la CIA o quien sabe quien tiene nuestros datos en Facebook y eso que estamos vivitos y coleando, imagínense ustedes uno muerto, pueden hacer y deshacer y mas si los contactos no se han enterado de la fatal noticia. Tengo entendido que en la red ya hay "cementerios" virtuales, pero por mas descabellado que suene la idea, sería una buena opción para que todos estos lugares descansen en paz. No vaya y sea el demonio difamen y uno ni por enterado. ¡Nunca se sabe! por eso lo animo a que piense por un momento ¿Cuál sería su última voluntad con su blog? Si no lo tiene, no importa, tan solo imagínelo.

PD. Puede copiarse de mi testamento y modificarlo, para eso lo pongo aquí.

Ya nos pusimos trágicos, mas bien que terminen de pasar una buena noche, y perdonen de nuevo la estupidez de post.

14 comentarios:

Gabriel Umaña Suárez dijo...

No puedo negar que el regreso de tus letras me produjo una gratificante sensación de alivio. He logrado crear afinidad, e incluso, adicción al lugarcito nocturno de tu mundo y la ausencia me estaba golpeando el pensamiento de una forma que empezaba a infringir dolor, dolor de ti. Que suene cursi, que suene como sea, pero se escribe lo que se piensa y eso es importante, por lo menos para mí.

Pasando al tema de la muerte virtual, creo que es un síntoma más del surgimiento evidente de un universo paralelo que desde la web duplica o, en muchos casos, multiplica nuestra existencia a través de espacios como éste. Soy uno el de la red, soy otro el que sueña con leerte de frente, iluminado con el brillo de tus ojos, soy otro el de facebook, soy uno en cada lugar y soy otro en el mismo sitio desde donde te escribo. Lo maravilloso de este mundo es que ahora nos podemos dar el lujo de suicidarnos en la red, darnos el beneficio de morir, antes de que nuestro cuerpo concluya su actividad vital. Es un derecho que nos otorga este mundo paralelo. Ahora bien, para cuando el deceso en el mundo real sea efectivo, si valdría la pena poder morir en la red, porque como tú lo dices, la persona muere, pero en la red sigue viviendo y eso puede ser bonito y a la vez aterrador. No sabemos que pueda pasar, solo espero que tu periodo de vida se prolongue por muchos años y mientras esto sucede ojalá yo me haya acercado lo suficiente como para intentar buscar ese tesoro escondido de tu clave y, de paso, confiarte la mía.
Un abrazo.
Pd. Te tengo un libro, no se si aún te interese, pero nada, te lo ganaste y ya.

Tomáz dijo...

Hola Nigthwriter, muy bueno el texto, siempre me he preguntado qué pasará con Don Blog Pérez cuando me mate un paramilitar... aún no tengo respuesta.
aunque después de pensarlo, he llegado a una conclusión brillante: si me muero, no me va a importar mucho lo que pase conmigo en Internet, de eso estoy seguro.
Saludos desde DOn Blog Pérez.

Lucas dijo...

Que bueno que regresaste Nightwrite, alguna vez Patton ya había hablado del tema y yo también lo habia pensado un par de veces... si bien aun no tengo testamento si hay alguien que sabe todas mis contraseñas y tiene la misión de cerrar todas estas jodas cuando me muera e igual que tu dices, debe antes avisarle a mis amigos 2.0.

Rico que regreses y esperando que te quedes.


Saludos.

blueandtanit dijo...

estamos de acuerdo con el epitafio, con la diferencia de que mi contraseña solo la conocerá un buen hacker y alguien que sepa bastante de mis gustos -bastante es bastaaaante-, esta claro que no creo en el infierno ni en esas vainas, así que si muero me sería irrelevante lo que ocurra, sin embargo, sería bueno que alguien se encargara de dar la cruel noticia a los que me han acompañado por estos lares cibernéticos.

lástima lo de su cuenta con exceso de pago, se le extraña

saludos y éxitos

Anónimo dijo...

veo que también estás un poco pesimista.pero es que ¿podría ser de otra manera?

desocupado opinador dijo...

no quiero pecar de soberbio, pero creo que nadie mas apreciaría tu herencia como yo, así que aunque creo que yo me voy a morir primero, quisiera postularme..

Yara dijo...

mtriana@pedagogica.edu.co
Jejeje, no había pensado en eso pero dejarle mi espacio a alguien seria encartarlo , pocos lectores y post de vez en cuando, si me gustaría y sería bien aterrador que aparecieran mensajes míos en las bandejas de mis amigos o los que entren al blog les pase lo del Aro, no mentiras ya me tosté, saludos.

Lolo dijo...

Vamos, nada mas alentador que hablar de una muerte, así sea virtual. Pero espero que aun queden mas posts de vida antes que termines decidiendo sobre una trágica terminación de vida.
Vale, te sigo leyendo

Slds,

Nightwriter dijo...

Gabriel: gracias por los halagos, claro que me interesa lo del librito!y lo de las contraseñas... pues no se sabe!

Tomaz:bueno, si creo que al fin de cuentas a uno muerto ya no le importa,le doy mucha importancia al asunto! y si no lo mata el paraco?

Lucas: que hombre tan precavido!...vale por dos señor! jajaja

blueandtanit: claro que es importante que alguien se despida de los ciberamigos! con lo de mi contraseña pasa lo mismo, tiene que saber bastante de mis maricaditas jaja!

Anónimo: si, en realidad la falta de internet me aburre tanto que me da la depre... ojo no es que sea adicta ni mucho menos...

Desocupado Opinador: pues en realidad si supiera quién rayos es usted podría contemplar dejarle este chuzo,de otra forma no creo que lo merezca. Aunque creo que se encartaría!

Yara: jajajaj que man tan tostado! pero créame que me moriría del susto si me encontrara un post suyo y supiera que ya se lo ha llevado la pelona! por lo menos no me hale los pies si?

Lolo: fresco! creo que daré lora un poco mas de tiempo, al fin de cuantas hierba mala nunca muere!

A todos gracias por sus comentarios...

Kar-Eq dijo...

Cuando yo me muera quiero que dejen quietecita la guayaba como legado de mi inmensa sabiduria para toda la humanidad, eso si, que alguien les avise a mis miles de fanaticos para que me lloren.

Mira q nunca habia pensado en eso, gracias por darme una preocupación adicional.

PD. Si hay gente cursi (e idiota) en este mundo. No crees?

Elvis Elgato dijo...

La muerte solo le importa a los vivos, a nosotros los muertos nos tiene sin el menor de los cuidados, jejejeje, chau y un saludo.

Gabriel Umaña Suárez dijo...

Bien mi señorita de nocturnas disertaciones... espero instrucciones...

Ivan Andrade dijo...

La del medio magnético esta genial. Nightwriter para la posteridad!

Saludos.

Arturo Cendales dijo...

Se me vino a la cabeza aquel verso del vallenato de Escalona.

"Si yo moría primero, él me hacía un retrato, o, si él se moría primero, yo le cantaba un son"...

No sabiendo pintar ni cantar, mejor ni me meto.

Saludos socia!.. perdóname por el abandono inmenso!