23 de agosto de 2008

Con la inspiración en la casa...

Esto de la Internet está creando una afición compulsiva en mí. Desde hace más de una semana, por alguna extraña razón (que solo ETB sabe) me encuentro sin el tan aclamado servicio en la casa, publicar en este blog se convierte entonces en toda una odisea, pues no hay nada mejor que sentarse a escribir en ella, tomándose un café, hasta altas horas de la noche como suele pasar, tranquilo y libremente, y no como me encuentro hoy, en medio de otros cuantos internautas, gastando unos cuantos pesos por navegar si mucho 2 horas en este modesto ciber café de barrio.

A decir verdad va a ser un poco complicado encontrar inspiración con este ambiente, un computador totalmente ajeno a mío, al que no le conozco sus mañas –no se imaginan el trabajo que fue encontrar los signos de puntuación en este teclado, me estaba enloqueciendo- supongo que terminalmente lleno de virus; y al cual estoy cautelosa de manejarlo, no va y sea se me quede abierto mi correo o en su defecto este blog y me lo saboteen o algo así. De esta forma, ¿Quien carajos se inspira?
Esta es la razón por la que probablemente ( hasta que los de ETB o en su defecto un ingeniero me arreglen los inconvenientes técnicos) no he podido publicar nada; y no es que sea una completa tacaña, es porque simplemente mi casa, esa musa de inspiración no tiene a su disposición este vital elemento, y en cambio tengo que sentarme en un PC prestado, lleno de vainas raras -cosa que sinceramente no me causa confianza- y sentirme extraña en un sitio donde me acompañan unos peladitos chateando en voz alta, un emo que paga unos cuantos pesos para contarle a ese computador que la vida es una mierda, el dueño del ciber que esta mirando todo lo que hago y escribo y otros cuantos cristianos inocentes. Necesito inspiración y de verdad no creo que aquí la vaya a tener.
Ahora si entiendo a este personaje, que a pesar de estar en medio de las particulares personas que entran a diario en un café Internet, todo el trajín que este implica y lo molesto que es no tener privacidad, es capaz de escribir un post. Yo particularmente lo seguiré intentando, y mientras lo hago (Odio decirlo, y mucho mas aceptarlo) continuaré alienándome cada vez mas con esta aberrante tecnología cuya ausencia ya me ha hecho padecer por más de 7 eternos días. por ahora dejo así porque se me acabó el tiempo.

PD: Maldita ETB, me abandona cuando mas la necesito…

5 comentarios:

Ivan Andrade dijo...

Si, la internet se vuelve casi que necesaria, a uno le va dando un patatús cuando no conecta el mugre computador.

Saludos.

Elvis Elgato dijo...

Gracias Nightwriter, por fin alguien reconoce mi dura y complicada labor, lo dificil que es esto, este sufrimiento... no mentira, no es tan malo te puedo recomendar que simplemente los ignores, otra forma de evitar a los curiosos es trabajar los textos en word en casa y luego en el cafe abres y pegas desde una usb y te tardas cinco minutos en la operacion, pero no te lo recomiendo si no tienes un buen antivirus en casa (el kaspersky agarra lo que sea),
a veces estoy escribiendo algo en mi blog o en un correo o algo y no falta el mocoso que pregunta "¿que es eso?", claro la respuesta es: "que le importa", se que es un poco recio pero hay gente que es necesario cortarla de raiz y en especial si son mocosos, porque luego toman confianza y uno no se los quita de encima ni con abogado, chau gracias por el espacio.

Arturo Cendales dijo...

Hola Noctámbula... pensé que tu nombre era solo bonito, pero ahora con lo que cuentas denota todo un mágico proceso de creaciónl literaria... o como dicen algunos, mañas pa' escribir. Pero tienes toda la razón con los señores de ETB... hace un par de semanas pasé un tiempo largo sin escribir debido al mismo incoveniente... pero bueno, ya pasará... Saludos, socia bloguera!

donblogperez dijo...

Y sin embargo, veo que consiguió encontrar la inspiración.

P.S.: No es sólo ETB, EPM también deja mucho que desear.

Anónimo dijo...

lo que yo queria, gracias