31 de agosto de 2008

Si yo fuera deportista...


Se acabaron los olímpicos (si, yo sé que fue hace 8 días) a todos nos dejaron atónitos la organización y las ceremonias, los chinos lograron descrestar al mundo entero y vaya que lo lograron! Fueron días llenos de jolgorio en Beijing medalla que viene, medalla que va, Pheelps y otros fenómenos etc. en pocas palabras espectacular; aunque no todo fue tan perfecto, algunos truquitos y trampillas por ahí comentadas, e incluso una polémica prueba positiva de dopaje, trasnocharon a más de uno por estos días. Esta fiebre por los deportes que aparece cada cuatro años me ha puesto a pensar en varias cosas (en realidad ha pasado desde Sidney 2000) una de ellas es el porque carajos existimos personas que no servimos para ninguno de ellos. Reconozco, NUNCA me he distinguido en ningún deporte, en el colegio no pertenecí a ningún equipo por la sencilla razón de que no era buena ni para el fútbol, ni el básquet, ni el vóley ni nada. ¿Como iba a jugar en el equipo de voleibol, por ejemplo, cuando mandaba siempre la maldita pelota al patio de otro colegio? Haciendo una ardua exhumación de recuerdos escolares, llegaron a mi mente unos de esos intentos -por cierto, frustrados- de convertirme en una deportista o por lo menos, la satisfacción de sentirme hábil en alguna práctica deportiva, y esto fue lo que encontré:

Cuando tenía como 5 años estaba en clases de natación y el instructor me enseñaba a nadar con una tablita (como la de Guardianes de la Bahía) a la que tenía pánico pues el constante roce entre la tabla y mi quijada me dejaba una pequeña raspadura por tres días que todos ignoraban. Luego con el palo aquel de limpiar la piscina me decía que me cogiera y simulara nadar, el a su vez me iba llevando poco a poco hasta soltarme para que yo lo hiciera sola, el resultado: media piscina dentro de mis pulmones y el instructor intentando sacarme. Total, le cogí fobia a las clases de natación y siempre sacaba la excusa de que no había llevado vestido de baño, decía que se me había quedado en mi casa (¿que cosas no?) Finalmente aprendí a nadar pero no gracias a esa escuela, sino en la finca de una tía donde toda la piscina era para mí y nadie me obligaba, entre tanta chapaleada ¡lo logre! pero en cuanto a la natación como deporte, ni de riesgos!

Después mi padre quería que fuera tenista, propuso en ese entonces matricularme en una escuela de tenis, con la liga de Bogotá, para entrenar los sábados en la mañana, mi madre por su lado le pareció una cosa absurda y el hecho de que madrugara era peor, así que (él ni ella son deportistas y yo en mi infancia nunca di ni la mas remota señal de serlo) se opuso solemnemente y mi papá como todo hombre resignado ante la inapelante decisión de su mujer, dejó la molestadera y optó por no volver a insinuarlo. Conclusión: el tenis, tampoco, aunque faltó probar.
Mas grandecita, intenté con el "vóley " en el colegio muchas veces (y gracias a la clase de educación física aún más) pero nunca obtuve mas que antebrazos rojos, algunas ampollas producto de los golpes y un trauma (casi cráneo encefálico) gracias a la ultrasónica velocidad de los balones que en repetidas ocasiones me caían encima. Vóley: menos.
Entonces llego el básquet, tuve una amiga muy querida, que era basquetbolista, jugaba en los piratas de Bogotá y amaba locamente a Michael Jordan, me enseño algunos tiros, pases y algo de normas, no era tan mala, lo hacia bien y corría lo suficientemente rápido -gracias a las prácticas con rin rin corre corre- pero también me quitaban ese balón como si tuviera mantequilla en las manos, con una facilidad absurda, y fuera de eso he sido chiquita, lo que hacía imposible atacar y "cegar" al contrincante eficientemente, por lo cual nunca me vieron como una posible aspirante para un equipo. Básquet, por enana, no se pudo.

Ya por descarte, dentro de los usuales deportes escolares, quedaba el fútbol, las pocas veces que lo practiqué mandé balonazos a todos lados menos al arco, y en realidad no me llamaba la atención jugarlo así que dejé de hacerlo, conclusión ni natación, ni tenis, ni vóley, ni fútbol.
Viendo ese gris panorama, opté por dejar de ese tamaño mis aptitudes deportistas, para no volver a tocar en mi vida ninguno de esos balones. "Que faltó intentar más" dirán unos "Que hay mas deportes" dirán otros, pero hubo algunas señales que indicaron que iba por muy mal camino, parece que la vida se empeño en mostrármelo, y lo cierto es que esa serie de eventualidades solo dieron como resultado una profunda convicción de que en realidad yo pa esa vaina no nací.
Felicitaciones a Los deportistas colombianos que ganaron medallas (¡!) y a los que fueron hasta Beijing a participar, a los que no van a competencias mundiales pero le meten la ficha a alguna disciplina y en general a todos los que en medio de este bullicio de festividades desempolvaron la sudadera y se dedicaron a practicar ese deporte para el que son buenos o les gusta; finalmente yo también me contagié y toda esta vaina de los olímpicos me puso a pensar en la posibilidad de volver a intentar con otro deportito. Amanecerá y veremos.
---------------------
PD: Se que no le interesa, pero le cuento que ya tengo internet, toco pagar ingeniero, comprar cable y aparaticos gracias al bajo presupuesto de ETB, solo llevaba 5 meses con el servicio y ya se dañaron, pero bueno, volvió el alma al cuerpo -no se si la inspiración- pero algo es algo ¿no?

12 comentarios:

Elvis Elgato dijo...

Pues en mis tiempos de colegio estuve el el team de voley ball, y nos fue bien, quedamos terceros de Bogota en la copa coca cola, claro, las medallas, la felicitacion, les dieron canchas, un monton de gaseosas gratis y pelotas de toda clase al colegio, "ustedes son el orgullo de la institucion", decia el rector, pero ese mismo rector no tuvo reparos en negarme el cupo al año siguiente, (por razones que no vamos a debatir aqui) bueno, no soy precisamente un santo, asi pues la feliz conclusion: eso es efimero, no te esfuerces porque eso es inutil, hoy ganas mañana te olvidan, a la mierda el deporte y con eso se acabo mis incursiones atleticas y no me regalaron ni una pelotica, chau gracias por el espacio

nightwriter dijo...

Tienes Razoón elvis elgato esos torneos colegiales son solo pantallas publicitarias, a los del colegio les importan es porque les regalan cosas para el colegio, pero los deportistas les vale cinco, finalmente cada año hay nuevos candidatos!
Gracias por el comentario

donblogperez dijo...

jajajja que caja... que bueno ver que esté de regreso en en el blog. Le cuento que yo también he sido siempre un deportista frustrado -a mucho orgullo- y también fui víctima de mis padres que intentaron hacer de mí el futuro arquero de la selección Colombia. Como suele suceder, el cigarrillo, el alcohol y la yerba me salvaron de ese desafortunado panorama.
A propósito del Internet, me alegro mucho por usted... por aquí seguiré viniendo.
Un saludo desde Don Blog Pérez.

Yara dijo...

Hola: nightwriter, que bueno tenerte de regreso, la verdad el problema del deporte esta en los colegios los docentes de educación física se centran en el/la chic@ que tiene mejores habilidades, dejando a un lado al gordito o al amotriz que en verdad necesita trabajar, tranquila recuerda que el deporte NO es salud, existen testimonios de deportistas de alto rendimiento que poseen problemas a nivel cardiaco o articular en su vejez a causa del entrenamiento o están las tristes historias de aquellos que algunas vez fueron glorias en diferentes disciplinas y cuando llegan al retiro no saben hacer nada más y se mueren de hambre, el que quiera una medalla olímpica “compre la de Alejandro Puerto”, jejeje……

Arturo Cendales dijo...

Hola, escritoranoctámbula... mi vida y los deportes son cmo dos novios adolescentes... nos peleamos y nos contentamos sin más ni más... en este momento estamos algo distanciados jejeje... un abrazo inmenso. Gracias por tus visitas y comentarios...

Ivan Andrade dijo...

A mi un profesor me hizo ver voleibol como cuatro veces, pero aprendí a servir hijuemadre.

El fútbol si me fascina y no me va tan mal.

Saludos.

Isaja dijo...

Tampoco le pego mucho a los deportes, me fascinaba entrenar baloncesto y me refiero a todos los ejercicios básicos, siempre y cuando no juegara en los partidos, porque ahi si el mayor tiempo es tirada en el suelo, jejeje...

Aunque debo halagarme el empeño de ser una fan completa del equipo de baloncesto de los hombres de mi colegio, no falté a un solo partido en nuestro último campeonato (buuuuu hace muuuuchos años jejeje)...

Sandel dijo...

Gracias por compartir tu historia deportiva. De alguna manera para que existan unos cuantos miles de deportistas de cierto nivel tienen que haber muchos como nosotros que nunca fuimos ni seremos de ningún nivel. Mantener una actividad física, llámese deporte o como quieras, es algo imprescindible para la buena salud. Nunca es tarde pues para que comiences a practicar algo :-)

DoctoraCapital dijo...

Saludos, los colegios siempre sirven para frustrarlo a uno deportivamente hablando.
Los deportes que me interesaban ni de fundas los practicabamos allá... entonces, pues lo mismo, frustracion totalmente.

Oiga, este blog esta muy bueno, lo voy a poner en la lista para estar mas pendiente.
Abrazo!

blueandtanit dijo...

yo, aunque si pintaba ser buena deportista, siempre terminé dejando los deportes por x o y motivo, ajedrez, voleyball, taekwondo...

en cuanto a los olímpicos, me dejo atónita lo de la niña que no mostraron cantando dizque por fea, que discriminación, me gustaría saber que porcentaje mundial se ajusta a los parámetros de belleza establecidos...

saludos

noesloquecrees dijo...

Que bueno encontrar mas personas negadas para los deportes, y es que el sedentarismo causado por tanta computación, me han vuelto uno de los mas oxidados.
En fin los deportes no me gustan o no he hecho por practicarlos, porque no me preocupa mi salud y porque no tengo una actitud competitiva... un saludo

Todos los Hombres Son de Marte dijo...

el deporte el deporte!!.. tan bonito que se ve... tan sacrificado llegar a unas olimpiadas...
a mi en realidad no ha sido algo q me llamo la atencion de niña... hacia de toooodo pero pues nada mas por diversión...
en fin, creo que la satisfacción de una participar en una competencia y mas aun ganar debe ser espectacular... si solo con ver a la seleccion de futbol de mi pais o a los atletas que participaron en las olimpiadas, sentí una emoción indescriptible, que seguramente ni se compara con haber estado allí..