3 de agosto de 2009

¿A tí y a cuántos más?

Ad memoriem Ruby Cifuentes.
Dentro de tus entrañas se gesta, en medio de un silencio absurdo y una fisiología perfecta, el comienzo de lo que será una futura tragedia. Pasan los días, las noches, los meses y los años y él sigue ahí, callado y con apariencia inerte. Trabaja bajo la custodia del silencio, calla todo, no refleja nada y el tiempo corre y corre. Tus ojos -la ventana del alma- sólo reflejan el vivir de la vida, las alegrías y tristezas, la locuras y desenfrenos, los momentos de dolor y de odio, los instantes de júbilo en los que gritas porque has alcanzado un logro; no te das cuenta pero él sigue ahí, escondido como el mas grande de los cobardes tratando de pasar desapercibido.
El tiempo va de prisa, corre como si llevara afán, entre suspiro y suspiro, tu vida va componiendo su propia melodía, ya está casi lista. No te das cuenta, tus hijos ya están grandes, ya se valen por sí solos y tu apenas ayer les dabas de comer de tu pecho. Y el tiempo sigue corriendo. El pasar de la vida te muestra amigos y enemigos. Tus amigos, orondos de alegría, han sido tu bastón emocional durante varios años, tu familia, es la manta de calurosa lana que te envuelve para dejar que la soledad apenas te roce. Tus enemigos, crees que han sido pasajeros, aquellos que creyeron alguna vez verte frágil y solitaria hoy son sólo recuerdos, finalmente se han ido de tu vida. Lo demás continúa y el tiempo sigue, sigue corriendo.
De repente sientes algo extraño, estás diferente, tus días han cambiado de sabor. La vitalidad y lucidez del éxito que te han acompañado siempre, parecen alejarse repentinamente. No es momento de perturbar, no sabes que él, tu enemigo que creías esfumado, está trabajando en tu ser, callado y discreto, lento y seguro, arraigado a ti mas cerca de lo que crees.
Decides que es hora de ir al médico. Por fin ves a ese que llaman "doctor" está cambiado, hacían meses que no se veían. Luce viejo, tiene ya algunas arrugas al rededor de sus ojos, y un cabello que parece ir difuminándose cada mañana, cada tarde y cada noche. Te toca pausadamente, te mira a los ojos, dice que vuelvas pronto, que no tardes y que de paso, saludes a sus amigos de radiología. El tiempo, sigue corriendo.
Llega el día, por fin tienen algo para ti, es una noticia.
- Puede ser saludable. Piensas mientras él clama tu nombre por la soledad de un frío pasillo de aquel hospital. Sus ojos te miran como si fueran aguijones, se sumergen en tu humanidad suave y delicada. No lo habías notado, pero has bajado unos cuantos kilos.
- No son buenas noticias. Dice con voz agonizante. - Se que esto es duro y pronto saldremos de esta, hay varios tratamientos muy efectivos. Continúa.
No resistes el llanto, la noticia empalideció tus días. Ahora sabías que estaba ahí, en lo mas profundo de tus entrañas. Resguardado cómo si tuviera miedo, pero fortaleciendo su coraza, alimentándose de tu sangre, de tu vida y de paso acabándotela.
Ahora ves que no todo es tan fácil, ya estas débil y has perdido tu cabello, el tiempo corre y ahora, es un enemigo mas, de esos que creías haber derrotado. Sientes unos pocos alientos, esos pocos que bastan para responder que estás bien, pero hasta tú lo dudas. Ahora ves que tu vida es corta, que estás sólo en la mitad del camino, pero él te tenía preparada su sorpresa para que cuando notaras su presencia cruel y perversa, desfallecieras. Sin embargo, el tiempo corre.
Ya no te vales por ti misma, sientes que el cuerpo te pesa. La vitalidad de tu aura se ha marchitado, ya no respondes. Quizás, sientas que los tuyos claman el dolor que tienes cuando estás en vida. Es tarde, el tiempo ha corrido, y él estuvo presente en cada uno de tus días, en cada uno de tus actos. Hoy, sale a la luz y da sus señales de fortaleza, no se cansa de ser tu enemigo, quiere acabar contigo así trates de aniquilarlo con el mas duro de los tratamientos.
El sollozo y los clamores de los tuyos no se reflejan en sus caras cuando están contigo, pero detrás de esa pared, justo al lado opuesto, se forman océanos interminables de lágrimas de dolor, dolor por verte inmóvil, débil y cansada. Pero todo el fulgor de sus lágrimas, se resguardan en la esperanza de que pronto estarás bien. Quieren estar contigo, él también es su enemigo. Intentas poner una sonrisa en sus caras pero ya ni eso alcanzas, te conformas entonces con mirarlos fijamente, uno por uno. El tiempo corre y sigue corriendo desesperadamente.
Llegó el día, yaces en tu cama que fue tu compañera por mas de 40 años, es hora de dejarla. Estarás en un lugar donde tal vez, puedas levantarte sola, donde tal vez se concentre la esperanza... o tal vez se pierda. No importa, es el juego de la vida, el del todo por el todo. No estás tranquila -lo sabes- algo abruma tu alma, estás pálida y casi inerte, sin embargo sientes que no es el momento, estás esperando a que ella llegue. Apenas, tus fuerzas alcanzan para levantarte de la cama y asomarte. No lo creen pero estás mas consciente que nunca, saben que esperas a alguien, así el tiempo corra.
Cae la noche y su ausencia corroe tu marchita existencia, crees que estás en el lugar, donde las esperanzas se multiplican, donde a lo mejor encuentras la respuesta mientras él estuvo ahí, silencioso en tu refugio. Pasa la noche y el alba te indica que ya es un nuevo día, una nueva batalla que estás intentando ganar, pero que cada vez te hace mas débil. Por fin ves su cara, es blanca tiene algunos apartes de color rosa y unas diminutas manchas de sol. Sientes una dicha formidable, por fin logras ver a la mujer que te dio la vida. Ahí está ella, en frente tuyo con su frondoso pelo blanco y su cara tierna con aire maternal, te besa y te dice que te quiere, que estará contigo el tiempo que sea necesario, hasta verte salir de allá e ir de paseo como lo habían planeado hace apenas unas semanas.
El tiempo no da tregua, tus esperanzas de verla ya se convirtieron en hechos, y hoy son alicientes para sentirte tranquila, serena y en calma, justo como siempre lo has sido. Crees que es hora. Cierras tus ojos y con el calor de las manos de tus retoños, hoy florecidos, decides dejar este mundo material, y dirigirte a ese lugar tranquilo y etéreo, donde él no podrá seguir empecinado en invadir tu regazo. Ganó la guerra, finalmente se apoderó de ti, y de todo tu cuerpo, ahora muere contigo, y muy seguramente querrá traspasar la barrera genealógica, esa que desde hace algún tiempo te había mostrado que tú podrías ser la próxima, esa que tu padre tampoco superó hace poco menos de dos años.
Hoy, solo queda el despojo de lo que alguna vez fue tu cuerpo, guardado en una caja de madera color caramelo, adornado de flores y oraciones de los que fueron los tuyos. Hoy, ese enemigo silencioso que se empecinó en acabar con tu vida, con tu ser, se marcha con la cabeza en alto. Has sido una víctima mas de ese agredido imperio.
Por qué, ¿por qué eres tan inteligente maldito cáncer? ¡Mira cuántos no mas te has llevado! ¿A cuántos más tienes en tu negra lista? ¿Será que nunca nuestra indomable razón y nuestro intelecto lograrán encontrar un camino para evitar esta maldita pena de sufrirlo? ¿Cuántos mas serán tus víctimas? ¿En quiénes empezaras a apoderarse de su ser? Seguirás dando lentos pasos callados y lúgubres en nuestras entrañas? ¿cuantos más? por favor ¿cuántos?
****
Esta entrada queridos lectores quizás se sale un poco de lo que usualmente se escribe en este blog. Está hecha con el corazón en la mano después de pasar por estos duros momentos, pero en especial va dedicada a la memoria de Ruby mi tía, y a la vez a la vida de Jorge O (lector esporádico de este blog) y Lili, sus hijos; quienes por estos días perdieron lo que más adoraban en el mundo y quien era todo para ellos: su madre. También, se la dedico a todos los que en estos momentos sufren o tienen a alguien agonizando con esta dolorosa pena a la que llamamos cáncer.

10 comentarios:

Gabriel U.S. dijo...

Sorprende.

Sorprende por la calidad de lo escrito, pero más, por la sentida motivación en la que se engendraron estas palabras.

Un homenaje sencillamente merecido, doloroso, pero bello... un susurro silencioso que brinda con cada párrafo un espacio para la reflexión, que nos recuerda la importancia de los menentos, de las personas, del equilibrio que debe existir entre nos intereses propios y los de los seres que nos rodean.

Lamento el hecho que produjo esta reflexión, pero celebro que hayas producido un escrito tan sentido.

Un abrazo.

Yara dijo...

Que escrito tan bien llevado, duele mucho la despedida de un ser querido, ojalá se haya llevado buenos recuerdos de este ligero paso, mucha fortaleza se nota que la apreciabas mucho
Un fuerte abrazo.

Kar-Eq dijo...

Solo te voy a decir una cosa: WOW

Anónimo dijo...

es algo difícil de leer.por momentos demasiado cifrado, al final quizás demasiado explícito. podría decirse que no es suficiente una lectura para intentar comprender muchas cosas que están entre lineas. eso si, queda una sensación trágica que solo por apartes busca ser justificada por esperanzas de 'eternidad'. pero queda claro que los intentos teóricos y de forma no buscan mitigar definitivamente la sensación de pérdida y vacio.

Elvis Elgato dijo...

Hummp, pues no entendi casi nada, pero me ha causado esa sensacion que tengo todas las mañanas cuando me despierto y me cuesta un trabajo enorme levantarme y me pregunto ¿a que mierdas me levanto?, ¿que voy a hacer?.
no se si sea "adecuado" para la entrada, pero es la sensacion que me ha causado, chau escritora noctambula.

Tomáz dijo...

Hola nightwriter, un texto muy conmovedor y que invita mucho a reflexionar.
Es increíble la angustia que puede llegar a producir una situación como esta.
Saludos, buena suerte.

La ReiNa Roja dijo...

Hermoso, muy sentido el escrito, si el dolor de la pérdida fisica hace que se produzcan sentimientos tan fuertes y aparte se materialicen en un escrito tan exquisito, valió la pena vivir.

Excelente homenaje!!!

Yahuan dijo...

Está lleno de sentimiento y de sentido, me ha hecho sentirlo, y aunque estaría muy bien alabar la verdadera calidad con que escribes, prefiero tan sólo animarte a ir para alante con todas las cosas buenas que hay por ahí y a verle lo mejor a las medio malas.

Abrazo y ánimo.

Anónimo dijo...

Kiubo! No había tenido la oportunidad de leerlo... que bonito homenaje... me arrancó algunas lagrimillas...
Nunca había visto el cáncer desde ese punto, es cierto y es horrible, es un hecho, él simplemente ya está en muchos de nosotros y como saberlo? -es una tragedia! Detesto recordar como se llevó al abuelito y como ha terminado con la vida de Ruby también.
... Solo espero que no esté en mi mamita, yo no soy tan fuerte como Lili...

Nightwriter dijo...

Buenas las tengan todos.

Gabriel:Quizás la verdadera razón de estre escrito era hacer catarsis de esa situación tan dolorosa, de recordar, de preveer, de sentir. Me halaga que hayan cusado en tí tal admiración.

Yara: El cariño que tengo hacia esa persona, va mas allá de ella misma, va para mis primos a los que queiro casi como hermanos. Gracias!

Kar: Solo te voy a decir una cosa: Gracias!

Anónimo 1: quizás mi escrito no sea una pieza maestra de la literatura, no importa, finalmente ese no era el propósito, simplemente quería expresar el amargo dolor que se tiene al vivir momentos como ese, de todas formas gracias.

Elvis: No sé, cada relato causa sensaciones diferentes en quienes lo leen, a lo mejor este causa tal impresión en tí. Totalmente respetable tu punto de vista, finalemente para eso es esto de los "comentarios"

Tomáz: Esa era la invitación, tal vez a reflexionar el cómo se nos puede ir la vida de rápido después de una mala noticia, y cómo se estremece hasta el corazón mas duro cuando ese alguien cercano pasa por una etapa de estas.

Reina Roja: Si, a lo mejor estos momentos de desasociego tienen algo bueno: la posibilidad de que fluyan conmovedoras palabras para un sencillo homenaje.

Yahuan: en parte usted tiene razón, pues tratar de ver desde otra óptica las cosas malas que sucenden en la vida, puede servir -en parte- para ealivira el dolor que en este caso causa, la pérdida de un ser querido.

Anónimo 2: Si, ud mas que nadie lo sabe. ¿Quién sabe en cuántos mas estará presente ahí, escondido, callado y cobarde? Solo esperemos que no sean mas las victimas en esta familia de esta dolorosa enfermedad que en menos de dos años nos ha arrancado a dos de nuestros seres mas queridos. Yo tampoco soy tan fuerte...

A todos, de verdad, muchas gracias por sus comentarios...