30 de julio de 2008

Que tal esto: peor, Imposible!

Como si fuera ayer recuerdo cuando era un karma ir a cine: Para comprar las boletas y entrar al teatro tocaba llegar con 3 horas de anticipación y hacer una fila de medio centro comercial, al momento de entrar una persona lo requisaba para no entrar comida de contrabando y una vez adentro, unas sillas poco ergonómicas, sin huequito de poner el vaso y un sonido perverso para los oídos. Así se proyectaron frente a mí, muchas películas - En la mayoría dibujitos animados- hoy convertidos en clásicos.

Los cinemas de hoy, gracias a los inventos de las tarjetas prepago, y otras estrategias de marketing, las reservas telefónicas, la diferencia de clases (si, hasta en el cine: dícese preferencial y general) y otras tantas cosas modernas como el sonido, los snacks etc etc. todos esos karmas quedaron en el pasado, o por lo menos yo pensaba eso, hasta hace poco.

Muy en medio del desparche fui a Unicentro (en Bogotá) a ver Hancock, mi sorpresa al comprar la boleta fue recordar esas épocas de los 90: Una larga fila de por lo menos 30 o 40 personas para comprar las boletas para una de las 12 funciónes que habían. Duré por lo menos 20 minutos en medio de ese tumulto de gente, -ya dije que soy demofóbica?- lo hace peor.

Una vez tenía las entradas en mis manos me dirigí comprar algo de comer. Me sorprendí con los precios: 2 gaseosas, unas crispetas (eso sí, grandes) y un pan con salchicha ¡por la módica suma de 18 mil pesos colombianos! (Algo así como 9 dólares) Debí haber traído camuflado o mejor, guardado en mi morral - ¡hoy no requisan!- alguito para comer.

Cuando eran las 9:30 de la noche, hora en que se suponía empezaba la función, estaba yo, embandejada afuera de la sala de cine esperando que abrieran la puerta para poder entrar si quiera a mirar para el techo, o ver cortos de otras películas. Se corría el rumor que la demora era porque estaban limpiando el recinto, esperé por lo menos 15 minutos afuera esperando que ocurriera tan magno evento; cuando por fin sucedió, encontré a 4 funcionarios del cine, ejecutivos todos, sentados en las primeras sillas hablando..... Ya saben qué. ¿Esa era la demora? injusto.
Afortunadamente la película no resultó a mi concepto tan mal, pensé que sería peor o a lo mejor la esperadera me hizo verle el lado positivo, pero juro que faltó muy poco para exigir me devolvieran los 32 mil de la boleta (16 dólares) mas los 18 mil (9 dólares) de los "snacks". Una forma muy efectiva de botar el dinero a la basura. Ah! olvidé mencionar que en ese mismo cinema me vi Batman, en estreno -como nunca- una semana atrás y se acabo la cinta en la mitad, la parte mas emocionante parte de la película? repito, injusto.

Por eso mi querido lector, piénselo bien si sería mejor que sacrificara un viernes de cervezas amenas con sus amigos, a cambio de ir a cine y convertirse en el protagonista de "peor, imposible" yo, juro por Zeus que no lo vuelvo a hacer, entre otras porque creí ser la única desocupada que va a cine un tormentoso viernes.
Nota mental: por lo menos no ir en días de estreno.

Este post debería ser una de esas historias de Maria (), y se sale un poco del esquema de este blog, pero en medio de esta catarsis mental, nada controla a la editora. Quien sabe, a lo mejor hubiese servido de material para "que tal esto" de noticias Uno; pero siendo realistas no sirve para nada, solo para que usted lo lea y depronto se prevenga.

Ir a este cine no es malo, ir un viernes quizás no, lo malo es cuando en pleno Siglo XXI el servicio es paquidérmico.

6 comentarios:

Ivan Andrade dijo...

El plan de cine es muy bacano, pero no es bacano el mal manejo de las salas y la forma en que se comporta la gente. Personalmenete, no comparto lo de comer en el cine, prefiero hacerlo a la salida, así no molesto a nadie y me ahorro unos buenos pesos. Desearía que más gente pensara como yo para no tener que oír los chasquidos y sorbidos de los demás.

La otra cosa es la mano de publicidad que dan ahora antes de la película. Se dan garra, los cortos son buenos, pero la publicidad si que me la envuelvan.

Saludos y más suerte en la próxima función!!!

donblogperez dijo...

Para que vea que cosas... en el municipio en que vivo hay un "cine club": buenas películas, pantalla gigante, oscuridad.... lo único que hace falta son cinéfilos.
Un saludo!

John Yara dijo...

Jajajajajaja, creo que estuvimos en cinemas diferentes, por lo menos al que yo fui no hay necesidad de comprar comida, se puede decir que uno va a autoconsumirse, ¡bag! Ya había visto un reportaje en noticias uno sobre el sobrecosto de los cinemas, bueno si eres paciente esperas y en dos meses puedes disfrutar del mejor cine en tu hogar y las palomitas te salen a luca la ollada…….

Elvis Elgato dijo...

La verdad yo si detesto esos multiplex y esas vainas importadas y peor la gente comiendo. "sorbiendo" la maldita gaseosa y "chasqueando" las condenadas palomitas, en serio me saca de quicio el olor de la comida en la proyeccion, por eso cuando voy me gusta hacerlo a las salitas pequeñas de los cineclub donde uno no tiene que soportar esas patanadas o en su defecto veo canales internacionales con peliculas subtituladas arropadito en mi camita y encendiendo cigarrillos junto a una cervecita fria, bueno y si quieren que los asuste, la leyenda es cierta, esa de que los empleados escupen la comida, hace años trabaje en un multiplex y a los clientes pesaditos y gritones se les administraba una pequeña dosis de flemas, ja ja, si soy culpable, asi que mucho cuidado con como se dirigen a los empleados de las comidas, (los nombres del lugar y los protagonistas han sido cambiados por peticion de los implicados) chau nightwriter y gracias por visitar mi blog.

nightwriter dijo...

ivan:completamente de acuerdo, odio los chasqidos y los sonidos de bolsitas en la función, desde ahora no comeré en el cine! y los cortos? son mas bien un mundo de comerciales que junto a los cortos son casi media hora... los odio! ojalá tenga suerte en la próxima, gracias!

Don Blog:me va tocar ir a ese municipio a ver un estreno la proxima vez que se me de por ir.... dime cual es!!!

John: esperarme 2 meses a un estreno como el de Batman es difícil, pero a la próxima intentaré!

Elvis:sabes q ue si he ido a eso cineclubs? como el del MamBo, son lo mejor! creo que los tendré en cuenta al momento de ir a cine.Ah! y gracias por desmentir la leyenda, QUE ASCO! juro por Zeus que no vuelvo a comprar NADA de comer en esos multiplex! gracias por la información!

A todos Gracias por sus comentarios.

Mónica G dijo...

Momento...¿32k en la boleta?. Cuántas boletas compraste para tí, 3? jaja, o te vieron mucho la cara...o que yo me acuerde la más cara no pasa de 15k.
Saludos.